Nadal: “Olvidemos Roland Garros”

París por aquí, París por allá. En la atmósfera de un céntrico hotel de Madrid fluyen el peso de Roland Garros y el de una carrera sumergida hoy día entre interrogantes hasta que el protagonista remite a todo el mundo a la realidad más inmediata, al presente del día a día. “Olvidemos Roland Garros, hoy estoy en Madrid. Es una falta de respeto para este torneo y para Roma. Aún faltan semanas para viajar allí”, zanjóRafael Nadal, ganador de 14 grandes, en el marco de un acto publicitario que tuvo lugar en el corazón de la capital española antes del comienzo del Madrid Open, del 1 al 10 de mayo.

El número cuatro del mundo habló por primera vez desde el elocuente ejercicio de sinceridad que hizo la semana pasada, después de caer en los octavos de Barcelona contra el italiano Fabio Fognini. Entonces, Nadal calificó su juego como “vulgar” y se mostró muy autocrítico. Es consciente de que su irregularidad en este tramo inicial de la temporada ha suscitado las dudas. “Es normal, porque jugué un partido malo. Lo contrario sería mentir y siempre intento ser honesto y decir las cosas como las siento. Cuando uno hace un mal partido siempre tiene dudas la siguiente vez que sale a la pista”, respondió cuando le preguntaron por cómo aterriza en Madrid.imagen 4

El manacorense, que llegó el miércoles y ya pisó la arena de la pista central de la Caja Mágica para entrenarse durante dos horas con Fernando Verdasco, confía de todos modos en revertir la inercia negativa: un solo título (menor, en Buenos Aires) en este 2015. “Tengo la confianza de que las cosas se están haciendo bien. Cuando uno hace todo lo que puede no está obligado a hacer más. Debo intentar ver las cosas de una forma coherente, desde un punto de vista medio. Ni muy optimista ni muy negativo. Si mantengo la ilusión y el ritmo de trabajo, espero volver a tener opciones de nuevo a competir por todo lo que competí en el pasado”, explicó.

Asegura Nadal que regresa a Madrid en buena forma y con el buen feelingque le transmite un torneo y un marco en el que salido victorioso cuatro veces (2005, 2010, 2013 y 2014). “Este sitio siempre me ha dado energía positiva. Tanto el público como la ciudad me han dado todo lo que podía soñar. Sé que las cosas han ido peor de lo que me gustaría hasta llegar aquí, pero eso no quita para que llegue con la máxima ilusión”, expresó el español, ganador el año pasado después de que el japonés Kei Nishikori se retirase en la final por una lesión.

Confía Nadal en recuperar la senda de los buenos resultados, pero elude cualquier signo de obsesión. Frente a la adversidad, normalidad y continuidad. “Yo de momento sigo haciendo mi camino”, apuntó. “Solo me queda seguir, seguir y seguir. Después de tantos altibajos estoy seguro de que llegará la estabilidad que quiero tener. Si uno tiene las ganas, y yo las tengo, puede darle la vuelta a la situación”, agregó el ganador de nueve coronas en Roland Garros, cuya próxima edición arranca el 24 de mayo y concluye el 7 de junio.

No tendrá enfrente en la capital española a Novak Djokovic, el número uno, autodescartado a solo dos días del inicio del torneo con el objetivo de llegar más fresco a París. Pero sí estarán otros dos pesos pesados como Roger Federer o Andy Murray, cabezas de serie. Mientras, Nadal a lo suyo, a la batalla del reencuentro consigo mismo. “Estoy bien físicamente. Tengo que recuperar el camino de Montecarlo, porque allí –batió a David Ferrery tuteó a Djokovic en las semifinales– me sentí bien por primera vez desde hace mucho tiempo. Ahora mi vida está puesta en Madrid. Soy consciente de que estas dos semanas son importantes para intentar llegar a París con más confianza y para que las cosas salgan bien”, remató.

Anuncios